Colegio Agropecuario de San Carlos recibirá categoría técnico luego de 57 años de creado

El Colegio Agropecuario de San Carlos, creado en el año 1962 como una obra del Padre Eladio Sancho Cambronero promovido por la Iglesia Católica, recibirá la categoría de colegio técnico. Esto se da, luego de que ayer fue aprobado en primer debate con el voto afirmativo unánime de 46 diputados para que reciba recursos del superávit que genere el Instituto Nacional de Aprendizaje.

La votación en segundo debate se realizará este jueves 14 de marzo donde se espera que quede en firme como ley para de la República.

La diputada sancarleña María José Corrales dijo que la probación en primer debate del expediente 20.044 es un impulso a la institución que el padre Eladio Sancho consolidó y en la cual mis propios padres fueron docentes, con la visión de que el agro fuese un motor de impulso para el desarrollo de la Región.

Centro de educación católica

El Colegio Agropecuario es un centro de educación católica, técnica y académica con proyección institucional y reconocimiento por su alto grado de inserción profesional en los sectores agropecuarios, turísticos y tecnológicos, promoviendo el desarrollo sostenible de la región, con un profundo sentido cristiano, ético, humanístico y social.

Ofrece las especialidades de Ciencias Agropecuarias, Turismo Ecológico, Agroindustria alimentaria y Desarrollo de Software.

De acuerdo con información del Colegio Agropecuario en 1958 llegó a San Carlos el Padre Sancho que tenía detrás a un Obispo creyente fiel de la educación y la inspiración de Monseñor Sanabria, uno de los grandes reformadores sociales del país.

De acuerdo con el Colegio San Carlos era, al igual que hoy, una pujante región agropecuaria pero no había ninguna opción de estudio técnico para los hijos de los campesinos. A Sancho se le empezó a ocurrir la idea de una nueva modalidad de enseñanza técnica agropecuaria que formara a los muchachos de la zona, que no podían trasladarse a estudiar agronomía a la Universidad de Costa Rica.

Era una forma de desarrollar el agro a través de la formación de la gente joven y a la vez, contribuir para que los campesinos no emigraran a las ciudades. El sueño no dejó dormir más al Padre Sancho hasta que empezó a materializarlo a finales de los años 50, cuando consiguió los primeros terrenos y el dinero para las edificaciones iniciales. Faltaba la autorización del Consejo Superior de Educación.

El Padre Sancho les hizo una propuesta salomónica. “Pongan ustedes las asignaturas básicas para un colegio y nos dejan libertad para adecuar a la zona la enseñanza técnica agropecuaria correspondiente y que sirviera de modelo para otros colegios posteriores” y así constituyó el colegio.