Autobuseros de la Región controlan negocios de concesiones aliados con familias

Publicidad

Las empresas Regional de autobuses Chilsaca y  JMS con aparente relación con la línea  Guapileños, entre otras del país,  concentran varias concesiones de autobuses gracias relaciones entre familias, señala investigación del Semanario Universidad esta semana.

Una investigación de Semanario Universidad revela que 27 grupos de empresas tienen en su poder más de tres concesiones y permisos de rutas de autobús, algunos de estas hasta con más de 20 en total y mueven millones de colones ingresos.
Cuatro de esos grupos tienen, al menos, diez o más concesiones, esto pese a que la ley dice:
“Una misma persona no podrá ser dueña de más de dos empresas, ni socio mayoritario de más de tres empresas que operen en diferentes rutas. Queda prohibido otorgar concesiones o permisos a personas o empresas afiliadas, subsidiarias, intermediarias, o en cualquier otra forma ligadas a otro concesionario” Ley 3503 Reguladora del Transporte Remunerado de Personas en vehículos automotores. – Mayo de 1965.

En caso de la Región uno de los casos que cita Universidad es Autotransportes Chilcas con relación con la empresa “Autotransportes Adonay, Los Chiles Upala, Sociedad”, y que su vez recientemente adquirió la empresas Transportes Venecia-San José y al parecer con concesiones en poder de familiares de su dueño Adonay Campos Castillo (Ver cuadro.)

WhatsApp Image 2019-01-09 at 12.15.43 PM
Relación con parientes

La otra empresa es JMS, (siglas de Jorge Solano Montenegro) está relacionado con la operación de Guapileños (San José-Río Frío), Pulmitan de Liberia (San José-Playas del Coco), Comtrasuli (San José-Acosta), Caribeños (San José-Limón), Deldu (San José-Peñas Blancas) o Transtusa (San José-Turrialba) y otras operadoras, que suman un total de 25 concesiones y un 11% de los ingresos del sector autobusero ($41,5 millones al año).

5 grupos concentran un tercio de los ingresos del transporte público

Según el Periódico aunque en Costa Rica existen 355 prestadores del servicio de autobús, hay cinco grupos que concentran un tercio de los ingresos del transporte público. Esos grupos también reportaron en el 2017 un 24% de los pasajeros de todo el país.

De acuerdo con el medio luego de un análisis de parentescos y relaciones familiares, se logró identificar casi una treintena de grupos con más de tres concesiones asignadas por el Consejo de Transporte Público (CTP). Se trata de algo que podría reñir con el artículo once de la ley 3503: una ley publicada en mayo de 1965 que hasta hoy regula el transporte público de autobuses en el país.

Según la ley, una misma persona no puede ser dueña de más de dos empresas, ni socio mayoritario de más de tres que operan en diferentes rutas. “Queda prohibido otorgar concesiones o permisos a personas o empresas afiliadas, subsidiarias, intermediarias, o en cualquier otra forma ligadas a otro concesionario”, indica la ley. La desobediencia de ese artículo puede resultar con la cancelación de las concesiones a los operadores.

Según Universidad queda una discusión abierta: ¿en cuántas manos debería repartirse la riqueza generada por un servicio público?, ¿qué modelo es más eficiente para la realidad de transporte urbana y rural en Costa Rica? Son preguntas que quedan abiertas. Mientras tanto, la realidad batalla contra la administración pública.

WhatsApp Image 2019-01-09 at 12.18.05 PM

Según cita Universidad el CTP aduce que no han aplicado las mejores medidas para garantizar el cumplimiento de ese artículo de la ley, puesto que su prioridad es enfocarse en la calidad del servicio, y porque no tienen los lineamientos necesarios para revisar la información de accionistas.
Detallan que las herramientas del Consejo han sido insuficientes para vigilar el cumplimiento de la ley que prohíbe que una misma persona puede ser dueña de más de dos empresas concesionarias de autobús ni socio mayoritario de más de tres.

Ver reportaje aquí. REPORTAJE SEMANARIO UNIVERSIDAD

Publicidad